Carlos Angulo, miembro del ISOM-UPM e inventor de un sensor óptico que puede discriminar de manera confiable el etanol del metanol por medios ópticos simples.

Un haz de luz atraviesa un trozo de celo expuesto a vapores de una muestra de alcohol. La intensidad de la luz que atraviesa el celo permite monitorizar el efecto de los vapores sobre el mismo.

18.05.2020

Investigadores del Instituto de Sistemas Optoelectrónicos y Microtecnología (ISOM) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han desarrollado un sensor óptico que puede discriminar de manera confiable el etanol del metanol por medios ópticos simples. Además, el sensor proporciona una respuesta en menos de cinco minutos y su fabricación se basa en materiales y componentes que se pueden adquirir sin dificultad a bajo precio. El elemento sensible del sensor es un simple trozo de celo, el cual, una vez utilizado, puede reemplazarse fácilmente por otro nuevo gracias a sus propiedades adhesivas y sencilla manipulación, con un coste mínimo. Esto supone una ventaja frente a otro tipo de instrumentación más sofisticada, cara y voluminosa en aplicaciones que requieren análisis de muestras sobre el terreno.

El sensor óptico podría ser utilizado para detectar bebidas alcohólicas adulteradas con metanol  “Metanol y etanol son líquidos volátiles, incoloros y químicamente muy similares, pero el primero es más tóxico. También es más barato, lo cual lleva a personas sin escrúpulos a falsificar bebidas alcohólicas mediante la sustitución de etanol por metanol para fines lucrativos, a pesar de las graves consecuencias para la salud que esto conlleva” señala Carlos Angulo, miembro del ISOM-UPM e inventor del dispositivo. La discriminación de metanol y etanol es, por tanto, relevante tanto desde un punto de vista económico como de salud pública, y el sensor desarrollado por los investigadores de la UPM podría ayudar a ello.  

Angulo Barrios, C. Scotch Tape Optical Vapor Sensor for Ethanol–Methanol Mixtures. Sensors 2019, 19(24), 5381; https://doi.org/10.3390/s19245381